La casa sana y la casa enferma

Hoy explicaremos la diferencia entre una casa sana y una enferma. Es un artículo que pretende concienciarnos para saber lo que nos rodea, para que apreciemos nuestro entorno y lo cuidemos y respetemos, porque de él depende también nuestro bienestar y nuestra vida sana. No se trata de rasgarnos las vestiduras pero sí de conocimiento para ir arreglando nuestro entorno y hacerlo más sano.

Lo hicimos con los aerosoles, apostando por la eliminación del CFC y lo estamos haciendo con el uso de las bolsa de plástico, evitando su uso indescriminado, usando alternativas o reutilizándolas. Ahora toca mirar en nuestros hogares.

Sí, es verdad que cada vez somos más conscientes de la protección de nuestro planeta, que el reciclaje ya es una palabra extendida y que van saliendo leyes que hacen avanzar en esa dirección, aunque nos queda mucho camino. 

Muchas empresas se están poniendo al día en esta materia, y cada vez tenemos más productos respetuosos tanto en sus procesos como en materiales. Pero ¿Realmente somos conscientes de qué más se puede hacer en nuestras casas? ¿Estamos suficientemente motivados? ¿Conocemos los nuevos productos y las alternativas?

La casa enferma:

 La arquitectura moderna y la sociedad actual, los avances en tecnología y materiales nos han llevado a que hoy en día existan casas enfermas.

 ¿Qué es una casa enferma? Es aquella en que los materiales con los que está construida y los residuos que de ella se obtienen día a día no son los mejores para nuestra salud y nuestro planeta. Produce alteraciones del sueño, alergías, jaquecas,… Ha sido un avance que ha mejorado nuestras vidas en muchos aspectos pero llegó el momento de estudiarlo y avanzar más para mejorar la calidad de vida, respetar el planeta y el medio ambiente, para tener un futuro mejor.

 Si miramos los materiales de construcción utilizados nos encontramos con varios grados de toxicidad de éstos, y aunque muchos están prohibidos o empiezan a prohibirse, muchos se siguen usando de forma general por varios motivos como el precio, la facilidad de montaje, la tradición de la nueva construcción, desconocimiento,…

 Algunos como es el caso de las dioxinas o PVC utilizados, sobretodo, en saneamiento, carpintería y mobiliario pueden resultar irritantes para la piel, ojos, nariz y garganta. También podemos unir a este grupo los productos que contengan formaldehído como tableros de madera aglomerada, alfombras, pegamentos, artículos de papel, espumas aislantes, …

 Otros como es el poliestireno expandido despide gran cantidad de clorofluocarbonatos CFC. El poliuretano impide la transpiración y emite gases venenosos en caso de incendio. Ambos utilizados sobretodo en aislamiento térmico.

 La fibra de vidrio puede crear problemas respiratorios dado que el desprendimiento de sus fibras puede anclarse en los pulmones.

 No sólo los materiales de construcción pueden ser dañinos, los que metemos en casa diariamente sea en forma de mobiliario, ropa o alimentación también pueden serlo y también la falta de reciclaje o reaprovechamiento de éstos. Las cantidades de residuos que echamos a la basura orgánica para su “descomposición” natural a lo largo de años y años, de la toxicidad de esta descomposición y el gasto incontrolado de muchas materias primas también forman parte de la casa enferma.

La casa sana:

 En una casa sana suceden muchos factores y actividades que mejoran muchos aspectos de nuestra calidad de vida, salud y del planeta. Además de ayudar en un ahorro de la energía y en una mejor eficiencia de la vivienda, algo que está a la orden del día desde la aprobación de la certificación energética.Vamos a ver como mejorar nuestra casa y el ambiente que nos rodea, en otros posts hablaremos más profundamente de estas prácticas y de la calificación energética:

    • El uso de energías renovables como el sol, agua y viento, para ahorrar energías “duras” como el gas, petróleo, carbón, energía nuclear. Ya es obligatorio según el CTE (Código Técnico de la Edificación) el uso de paneles termosolares que usan la energía del sol para calentar el agua, aunque sólo es para ayudar a las calderas a producir calor.
    •  Uso del agua de lluvia, almacenarla y reutilizarla para ahorrar en gasto de agua corriente.
    •  Separación de aguas grises y negras, para reaprovechar las aguas grises para otros usos como riego.
    • Depuración individual con plantas.
    • Calefacción rentable, correctamente dimensionada. Apostar por sistemas pasivos en lugar de activos siempre que las condiciones del lugar lo permitan.
    • Uso de materiales no tóxicos, transpirables e hidroscópicos, y practicar su reciclaje.
    • Control de radiación solar con elementos de protección como aleros, persianas enrollables, batientes, pantallas vegetales,…
    • Uso de acristalamiento doble de baja emisividad y alta resistencia a la transmisión.
    • Refuerzo del aislamiento térmico, con materiales no tóxicos y eliminación de puentes térmicos e infiltraciones por donde se escapa un alto porcentaje del calor o fresco.
    • Uso de ventilación e iluminación natural para ahorro en el uso de la energía.
    • Correcta ejecución de los sistemas constructivos.
    • Uso de instalaciones inteligentes en armonía con el medio ambiente
    • Uso de la orientación y la forma del edificio para minimizar la radiación solar en caso excesivo y aprovechamiento cuando escasea; y para minimizar las pérdidas de calor en invierno.
    • Uso de vegetación para crear un entorno saludable, regular la captación solar y como colchón acústico. La vegetación bien aprovechada tanto en interior como exterior tiene efecto descontaminante, disminuye los ruidos y regula la temperatura y la humedad. También se puede aprovechar su uso en cubiertas como aislamiento térmico.
    • Gestión de los residuos diarios.
  • Mobiliario de bajo impacto, usando materiales y procesos sostenibles. Ejemplo de ello son los tableros de madera de bosques sostenibles certificados (FSC).
  • Electrodomésticos de bajo consumo y emisividad electromagnética.

Esperamos que os haya gustado el artículo, más adelante profundizaremos en todos los temas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .