Cuánto me costaría un armario?

 

Suele plantearse la pregunta: “Cuanto me costaría hacerme un armario de 2×2,40?”

Aunque pueda parecer sencilla la respuesta, nos podemos mover entre dos cifras muy diversas.

Para aproximarnos al precio más ajustado hay que tener en cuenta varios parámetros para definir y limitar el precio. Un profesional además de escuchar lo que quiere el cliente, le asesora para conseguir la mejor opción personalizada, no todos necesitamos lo mismo. Hay unas variables que hacen que varíe el precio de un armario. (Nos vamos a basar en un armario empotrado hecho a medida, aunque en el mercado se pueden encontrar armarios estándar o de otras tipologías, como los armarios con perfiles)

  • Interior. El interior del armario es una de las variables que más hay que tener en cuenta para saber cuanto puede costar el armario. Cuántos módulos compondrán la organización interior, el número de baldas, barras, cajones y extras es de las cosas que más varían el precio. No es lo mismo una barra que un cajón que conlleva más material y montaje. También aumentará el precio del interior si incluimos extras. Los extras son de las opciones que más pueden encarecer un interior de armario, organizan el espacio, podemos encontrar muchas opciones: pantaloneros, pantaloneros abatibles, falderos, corbateros, algunos con bandejas extras, baldas extraíbles, zapateros, barras abatibles, bandejas, cestas…incluso podemos incluir un espejo extraíble y giratorio. También depende de si hay un costado en el interior más pequeño, si hay un costado visto y de qué acabado se elige

 

  • El frente. Otra variable es el frente, las puertas son la parte más visible y la variedad es infinita. El tipo de puerta elegida entre plegable, corredera o batiente difiere el precio entre sí. Las ruedas, herrajes y demás materiales que conforman los diferentes tipos de puerta las diferencia en precio. También puede aumentar o disminuir el coste según la tipología del sistema elegido. Las puertas pueden tener diferentes diseños: pueden ser lisas, japonesas, con perfiles de aluminio, las puertas pueden ser de melamina, lacadas en blanco, en color o rechapadas y hay diferencia de precio entre ellas. Se pueden hacer diseños con cristal, con grandes cristales, con cristales pequeños en cuadrados, rectángulos, en espejo, combinaciones entre unos y otros,… Las posibilidades son muchas y pueden diferenciar de una elección a otra desde 100 € a los 1000 € como mínimo.
  • Material. A parte de elegir la conformación de las puertas que ya hemos visto las grandes diferencias, el material de acabado también influye, el lacado, la melamina o el rechapado tienen diferente precio entre sí, pero dentro de cada elección también hay diferencias, no es lo mismo una melamina lisa que una donde se noten las vetas, con textura o de un color a otro.

 

  • El grosor usado en las traseras, costados y baldas también varia mucho el precio. Unas baldas de 10 mm no tienen el mismo precio que unas de 30 mm, y la elección de una u otra dependerá no sólo del aspecto físico, a veces, el peso y el uso que se le vaya a dar hará más segura una elección u otra.
  • Herrajes, perfiles y tiradores. Otra cosa a tener en cuenta son los herrajes, perfiles y tirados a usar, aunque aquí las diferencias no son tan grandes, sí las hay. Muchas veces, los herrajes no se pueden elegir directamente, cada fabricante de armarios suele usar los que considera oportunos (En Casabó Interiorismo apostamos por la calidad sin exceder en el precio). La perfilería para cada zona del armario y los tiradores también pueden escogerse entre mucha variedad, tanto de material como de diseño. Aquí también se puede incluir la elección de si va con tirador o con push (sistema que abre la puerta batiente apretando). El tipo de rueda que se usa para las correderas, el sistema de abertura de una plegable o batiente, también son puntos a tener en cuenta en el precio.

 

  • Extras y personalización. Además de todo lo explicado anteriormente, hay extras que cambian el precio de un armario. Si incluimos iluminación, y de qué tipo, si ponemos frenos a las correderas para que cierren casi solas al soltarlas, incluir frenos también en los cajones, si en las cajoneras incluimos ruedas, … Y todo esto sin tener en cuenta que el armario deba personalizarse para adaptarse al espacio, en ocasiones como cuando pasa una viga o un pilar por el espacio escogido para colocar el armario, o si el techo es agaterado (o abuhardillado)

 

En Casabó Interiorismo como profesionales de la fabricación de armarios a medida y personalización, creemos en hacer las cosas bien, en asesorar al cliente y en ayudarle para que el armario sea realmente lo que necesita. No duden en ponerse en contacto con nosotros a través de las diferentes vías que tenemos, le haremos presupuesto gratuito y sin compromiso.

 

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .